Nuestro Blog

Mantente a la última con Grupo Julián

Alfa Romeo Giulia gana la XXV edición del premio “Compasso d’Oro ADI”

 Alfa Romeo Giulia ha ganado la XXV edición del “Compasso d’Oro ADI”, el galardón mundial más preciado en el campo del diseño. Creado en 1954, el Premio Compasso d’Oro ADI se otorga basándose en una preselección realizada por el Observatorio Permanente del Diseño de ADI, que consiste en un comité de expertos, diseñadores, críticos, historiadores y periodistas especializados que recopilan continuamente información año tras año y evalúan y seleccionan los mejores productos. Giulia, como cualquier Alfa Romeo, surge del equilibrio perfecto entre legado, velocidad y belleza que lo convierte en la máxima expresión del estilo italiano en el campo de la automoción. Encarna los cánones que caracterizan el estilo italiano y el lenguaje único de Alfa Romeo: sentido de la proporción, simplicidad y cuidado de la calidad de las superficies, para un diseño innovador pero fiel a una tradición universalmente apreciada.

 

Las proporciones nacen de la arquitectura técnica de todo el automóvil y son una consecuencia directa. También los detalles estilísticos están esculpidos en la mecánica. El nuevo Giulia se caracteriza por el voladizo delantero reducido, el capó largo y los guardabarros delanteros amplios, el habitáculo echado hacia atrás que apoya en el eje de tracción y los potentes guardabarros traseros, que también subrayan estáticamente el punto donde se descarga la potencia al suelo. La parte trasera alargada y típica de los vehículos con tracción trasera equilibra las proporciones del automóvil y garantiza una capacidad de carga adecuada. Este perfil general surge de la adopción de una configuración con motor longitudinal delantero y tracción trasera, y de la ubicación del motor y de los órganos mecánicos diseñada para equilibrar mejor las masas. De esto deriva una distancia entre ejes extremadamente generosa comprendida en una carrocería compacta. Estas proporciones generan una forma dinámica, como se muestra en la elipse que se ve al mirarlo desde arriba. Además, las esquinas redondeadas y los montantes envolventes hacen más aerodinámico el vehículo, creando un perfil con forma de “lágrima” que recuerda uno de los coches más bellos de todos los tiempos: el Giulietta Sprint.

 

El segundo aspecto del estilo italiano es una “simplicidad” capaz de ocultar uno de los procesos creativos más complejos de la industria: diseñar un automóvil. De hecho, le corresponde al estilo ocultar el complejo trabajo que hay detrás de una línea sencilla y natural que resalta la elegancia de las formas y el gusto sofisticado del Made in Italy. El diseño Alfa Romeo siempre se ha expresado a través de trazos dibujados a mano y líneas limpias, perfectamente asociadas a superficies puras y esculturales. Es por eso que el nuevo Giulia se enorgullece de una identidad fuerte, compuesta de muy pocos trazos: una línea tallada en los laterales, que marca las puertas y abraza las manillas, y por supuesto el legendario trilobulado frontal, el detalle más famoso y reconocible en el mundo del automóvil. Otra característica es la calidad, que satisface la vista y el tacto y crea en el vehículo reflejos ricos y armoniosos a través de los volúmenes. Por fuera, la forma del nuevo Giulia es escultural y recuerda un gran felino inmortalizado a punto de saltar.

 

Un componente esencial del diseño del nuevo Giulia, que ha inspirado su proyecto, es el conductor. El interior del vehículo evoca el placer de conducir de forma limpia y esencial: se percibe la presencia de una tecnología no invasiva entre los instrumentos orientados hacia el conductor. El túnel es diagonal, el salpicadero está ligeramente ondulado y el volante, que agrupa los controles principales, es pequeño y directo, adecuado para todos los estilos de conducción. Enmarcándolo todo, materiales de alta calidad elegidos por su impacto táctil y visual, ensamblados con cuidado artesanal.

 

La entrega del prestigioso premio se celebró ayer en el Castello Sforzesco – Cortile della Rocchetta, donde el público pudo admirar un ejemplar del Alfa Romeo Giulia Quadrifoglio, la berlina más potente jamás creada por la marca para usar en carretera, y un exclusivo 4C Spider en el serie especial “Italia”.

El primero se equipa con el motor V6 BiTurbo de gasolina de 510 CV y 600 Nm, todo de aluminio, capaz de pasar de 0 a 100 km/h en apenas 3,9 segundos y ofrece una relación peso/potencia en lo más alto de la categoría (2,99 kg/CV) gracias a la extensión del uso de materiales como la fibra de carbono también en el techo, el capó, el divisor delantero, el nolder trasero y las aplicaciones laterales de los faldones. Acompaña al Giulia, el 4C Spider “Italia”. Se trata de una serie especial que se distingue por el color Azul Misano de la carrocería y las aplicaciones en negro brillante en el parachoques, de la que solo se van a fabricar 108 ejemplares de esta versión de coleccionista. Por fuera destacan las llantas asimétricas de cinco orificios, emblemáticamente Alfa Romeo, 18″ en la parte delantera y 19″ en la parte trasera, y las pinzas de freno amarillas, que evocan las costuras de los asientos, el salpicadero, el volante y los paneles de las puertas. Además, el lateral luce un exclusivo adhesivo tricolor “Spider Italia”. El 4C Spider “Italia” ofrece en su equipamiento de serie el doble escape central de titanio Akrapovič con función Dual Mode y marco de carbono. El equipamiento se completa con el sistema premium de alta fidelidad Alpine con subwoofer, la placa numerada en el túnel central y la aplicación de aluminio en el salpicadero con el exclusivo elemento gráfico “Italia”.

Back to top